Visite: www.ColeccionAdventista.org - El conflicto entre la adoración verdadera y la falsa
  Descargas
  Novedades
  NUEVO HIMNARIO
  Karaokes
  Pistas y Letras
  Instrucciones
  Suscribase
  Contacto
  Visitantes
  Acerca de nosotros
  Cuestiones cruciales
  Tesoros
  Libros
  Revistas
  Musica
  Instrumentales
  Videos
  Meditaciones
  ¿MUSICA o ADORACION?
  => Profecias desconocidas
  => La mundanalidad en la música
  => El poder y la prostitución de la música
  => La musica que ofende a Dios
  => La causa de la Gran Batalla
  => El conflicto entre la adoración verdadera y la falsa
  => La Musica y el Sabado
  => La Musica y el Santuario
  => La Musica en el Templo
  => Conclusiones Recomendaciones y Desafios
  => La música actual una profecia cumplida
  => Un llamado a la concertacion y coherencia
  => Declaraciones importantes de lideres de la Iglesia
  => A nuestros musicos
  LA APOSTASIA EN LA IASD
Musica o Adoracion

El conflicto entre la adoración verdadera y la falsa

La música de Babilonia, es primordialmente instrumental y la música de los coros celestiales, primordialmente es vocal.

Para apreciar la importancia de la adoración en el Sábado, de la cual la música es un componente importante, necesitamos notar que en un sentido la Biblia es la historia del conflicto entre la adoración verdadera y la falsa. El mandato de Dios de "quitar los dioses ajenos" (Gen.35.:2) que aparece en el primer libro de la Biblia, es reiterado en distintas formas en todos los libros siguientes. En Apocalipsis, el último libro de la Biblia, el mandato es renovado a través de la imaginería de tres ángeles que vuelan.

Esos ángeles hacen un llamado "a cada nación y tribu y lengua y gente" (Apoc. 14:6) por una parte, a renunciar al pervertido sistema de adoración promovido por "Babilonia", "la bestia y su imagen" (Apoc. 14:8-11) y por otra parte a "temer a Dios y darle honra, porque la hora de su juicio ha venido", y a "adorar a quien hizo los cielos y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas" (Apoc. 14:7)

Este solemne llamado a abandonar la adoración falsa de Babilonia y restaurar la verdadera adoración de Dios se presenta en Apocalipsis 14 como parte de la preparación para "la siega de la tierra" (Apoc. 14:15) cuando el Señor vendrá a reunir a los creyentes y castigar a los incrédulos. Esta preparación tiene que ver con el abandono de la falsa adoración promovida por Babilonia y la restauración de la verdadera adoración por el pueblo de Dios.

Notamos en el capítulo 4 que la imaginería apocalíptica de la falsa adoración promovida por Babilonia se deriva del capítulo histórico de Daniel 3, que describe un evento de significado profético en el tiempo del fin. En la Llanura de Dura, todos los habitantes del imperio Babilónico fueron llamados a adorar la imagen de oro del Rey Nabucodonosor. Un horno ardiente estaba preparado para quienes rehusasen inclinarse ante la imagen de oro. Dos veces menciona Daniel que "todo tipo de música" (versión inglesa, en español dice: "todo tipo de instrumento") (Dan. 3:7,10) se utilizó para instar a todas las clases de gente de todas las provincias del imperio a adorar corporativamente a la imagen de oro. (Dan. 3:10)

La música ecléctica producida por "el sonido de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña" y otros instrumentos, sirvió para inducir a la gente a "postrarse y adorar la imagen" (Dan. 3:15). ¿Será posible que como en la antigua Babilonia, Satanás esté utilizando hoy en día "todo tipo de música" para dirigir al mundo a la adoración falsa del tiempo del fin de la "bestia y su imagen" (Apoc. 14:9)? ¿Será posible que una repentina inspiración Satánica permita escribir cantos evangélicos que tengan cualquier marca musical: folklórica, jazz, rock, disco, country, rap, calypso, etc? ¿Será posible que muchos cristianos lleguen a amar este tipo de canto evangélico porque suena muy parecido a la música de Babilonia?

El mandato del Mensaje de los Tres Ángeles de salir de la Babilonia espiritual, mediante el rechazo de su adoración falsa, puede ser que también incluya el rechazo de la música de Babilonia. Pronto todo el mundo será reunido para la escena final en la antitípica y apocalíptica Llanura de Dura y "todo tipo de música" será ejecutado para incitar a los habitantes de la tierra a "adorar la bestia y a su imagen" (Apoc. 14:9)

La música de Babilonia
El uso de música para promover la adoración falsa de los tiempos del fin se sugiere por la descripción del derribamiento final de Babilonia: "Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada. Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en tí" (Apoc. 18:21-22)

El silencio final de los músicos de Babilonia sugiere que su música juega un papel activo en promover la falsa adoración. Es instructivo notar el contraste entre la música de Babilonia, que es primordialmente instrumental, con músicos (ejecutantes profesionales) y la música de los coros celestiales, que primordialmente es vocal. El único instrumento utilizado para acompañar los coros celestiales es el conjunto de arpas. No hay flautas o trompetas que los acompañen. ¿Por qué? Hasta donde podemos ver, el timbre del arpa se mezcla armoniosamente con un grupo de voces humanas. El uso de otros instrumentos opacaría el canto.

La descripción apocalíptica de la música de Babilonia nos recuerda de los instrumentos utilizados en las bandas de rock. Su música es tan fuerte que las letras difícilmente pueden oírse. La razón, como hemos visto en los primeros capítulos, es estimular físicamente a las personas mediante el golpe fuerte, incesante. Esta es la música que el Señor finalmente silenciará en el derrumbamiento de la Babilonia apocalíptica. Por contraste, la música triunfante de la eternidad está dirigida, no por el golpe hipnótico de instrumentos de percusión, sino por la maravillosa revelación de las realizaciones redentoras de Dios, que inspiran a los redimidos a cantar con el corazón. A este punto retornaremos brevemente.

______________________________
- Samuele Bacchiocchi (1938-2008), es uno de los más reconocidos teólogos adventistas, obtuvo su doctorado en Teología de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.
- Autor varios libros catalogados como best seller, entre ellos “La música Rock y el Cristiano”.
Con usted son 99602 visitantes Aqui en esta página
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=