Visite: www.ColeccionAdventista.org - A nuestros musicos
  Descargas
  Novedades
  NUEVO HIMNARIO
  Karaokes
  Pistas y Letras
  Instrucciones
  Suscribase
  Contacto
  Visitantes
  Acerca de nosotros
  Cuestiones cruciales
  Tesoros
  Libros
  Revistas
  Musica
  Instrumentales
  Videos
  Meditaciones
  ¿MUSICA o ADORACION?
  => Profecias desconocidas
  => La mundanalidad en la música
  => El poder y la prostitución de la música
  => La musica que ofende a Dios
  => La causa de la Gran Batalla
  => El conflicto entre la adoración verdadera y la falsa
  => La Musica y el Sabado
  => La Musica y el Santuario
  => La Musica en el Templo
  => Conclusiones Recomendaciones y Desafios
  => La música actual una profecia cumplida
  => Un llamado a la concertacion y coherencia
  => Declaraciones importantes de lideres de la Iglesia
  => A nuestros musicos
  LA APOSTASIA EN LA IASD

La instrumentación excesiva


¡No es agradable al Señor! ...ni a los oídos

Aunque solamente algunos cantos de los Arautos do Rei y otras producciones son apropiados para escuchar en casa más no en los templos. Queremos hacer algunas observaciones y recomendaciones a sus productores y al Departamento de Música de la División Sudamericana y Uniones de cada país.

1. Excesiva instrumentación.- La instrumentación en los cantos superan el mensaje, específicamente la batería, es bastante estridente y estresante.

2. Excesiva gesticulación vocal.- Cantan con estilos susurrantes y como el Pr. Rubens Lessa los llama: “Surfistas de la voz” que hacen curvas arriba y abajo para lucir la voz o llamar la atención.

3. Innecesario cambio de notas.- Hay algunos cantos que comienzan suaves y muy dulces, como “Un poco más”, “Regalo de Dios” y “Un día de esperanza” pero en la parte final de repente suben a una nota mas aguda, innecesariamente, no hay razón, salvo para lucir la voz.

4. Los “arreglistas” “desarreglistas”.- Cuando se realizan estos cambios de nota, el dulce y apacible canto se torna en un canto desesperante, estresante y peor aún la instrumentación es excesiva y estridente; malogrando así esas hermosas -iniciales- melodías. Más aún para los templos o concentraciones cuando se escucha con alto volumen en grandes parlantes.

5. No confundir.- (Si es posible) Suplicamos no confundir a los hermanos y demás, que “Los Arautos do Rei” son “Los Heraldos del Rey”. Por respeto y en memoria del legendario Wayne Hooper y demás "Heraldos", no lo hagamos; Porque son estilos totalmente diferentes. “Los Heraldos del Rey” son y serán “Los Heraldos del Rey”. ¡No confundamos! Permitamos y hagamos que los cuartetos actuales también busquen y logren un sitial en el corazón y en la historia de nuestra iglesia, de la manera más apropiada y sagrada.

No todo es negativo. Agradecemos y felicitamos por hermosos cantos como “Hablar con Dios”, “Quiero ofrendar”, “Dios no se cansa de amar” , cantos verdaderamente inspiradores. También otros cantos como “Feliz soy” y “Proclamo hoy” entre otros; cantos más naturales y, cantados sin hipérboles vocales; Sin embargo, la instrumentación introductoria y el acompañamiento los degrada un tanto; desarreglando así, preciosos mensajes cantados.

Rogamos que mejoren en las próximas producciones y compongan música sacra en su totalidad. Música para alabar a Dios, apropiada para la iglesia y para quienes gustamos de este género maravilloso, los cuartetos. Por favor, no nos releguen a quedarnos sólo con los verdaderos "Heraldos del Rey", "Del Delker" y otros... otrora verdaderos ministros de la música.


Para recordar: "La voz humana que canta la música de Dios con un corazón lleno de gratitud y agradecimiento, es para él mucho más agradable que la melodía de todos los instrumentos musicales que han sido inventados por manos humanas."
(Elena G. White - El evangelismo, p.369).

“Los instrumentos de percusión rítmica producen un estímulo motriz instintivo, que no tiene nada que ver con la adoración y la meditación espiritual.”
(Pr. Carlos A. Steger - Los instrumentos del templo)

“Muchos elementos musicales que no son malos en sí, se tornan en malos cuando son usados fuera de la proporción adecuada. Ritmos con notas puntuadas, disonancias, síncopes, efectos de susurros -estos y otros artificios musicales, cuando son súper-enfatizados o usados en exceso, son características comunes del "jazz" y de la música de baile popular.”
(Harold B. Hannum - Existe Música Sacra?)

“Algunos de nuestros "cantantes" emiten un sonido ronco, con voz delicada, para llamar la atención de los fans. Es imitación barata. Otros, que podrían ser llamados los surfistas de la voz: hacen curvas arriba, abajo, para un lado y para el otro. Dios no acepta las alabanzas de los que juegan en esa ola, por más que digan "amén" al final de sus presentaciones.”
(Pr. Rubens Lessa - Como Deve Ser a Música na Igreja)


¡Evitemos la instrumentación excesiva!
No es agradable al Señor, ...ni a los oídos.
Con usted son 99602 visitantes Aqui en esta página
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=